El huevo es depositado por la hembra en el interior de la palmera a través de heridas, normalmente en la corona, aunque también, algunas veces, lo hacen en el tronco. La larva no tiene patas, es periforme de color blanco o marfil, con la cabeza endurecida y de color pardo rojizo o pardo negruzco. Con poderosas mandíbulas, es la que realmente hace los daños en la palmera. Puede llegar a medir hasta 5cm.  La pulpa se encuentra en el...

Abrir chat